La casa del Padre

La casa del Padre


A propósito del aniversario 50 del Concilio Vaticano II, que quiso abrir las ventanas de la Iglesia para que entrara aire fresco a la comunidad del Padre…

Alentemos juntos el corazón para seguir abriendo puertas al amor, para colaborar con Jesús en la formación de un mundo nuevo donde habite la justicia, un mundo más libre y más feliz; inclusivo y abierto, sin miedo a la diversidad; una comunidad de sueños grandes y de acogida auténtica.

¡Se abrió la casa del Padre! Vamos de fiesta, ancha es la puerta; el que está lejos no tarde. Los que llegaron primero, igual que Cristo el Maestro, alegres quieren servir a los llegados postreros.

Se compartirá en la fiesta gozo y verdad con vino y pan. Cantemos, la fiesta es nuestra. En esta fiesta del Padre no hay gente más importante. El que busca lucimiento quizás se quede sin parte.

Aquí en la fiesta del Padre nadie tendrá más dignidad; somos hermanos iguales. Si estamos sucios de polvo, heridos de vicio y odio, en esta fiesta de hermanos el amor lo sana todo.


La casa del Padre es una canción del Conjunto Los Perales, con letra del P. Esteban Gumucio, SSCC y música de Andrés Opazo. Se encuentra en el disco “La casa del Padre” (2005), que reúne algunas canciones antiguas compuestas en los años 60 junto a otras de composición reciente.